Anti-Employer Branding en los procesos de selección

Hace unos meses comencé a introducirme en el mundo del Employer Branding y su gran potencial. Potenciar el atractivo de tu empresa para atraer candidatos, dar un aspecto positivo que posiblemente incremente las ventas… Estrategias que, probablemente por la suerte que he tenido formando parte de las empresas en las que he estado, creía que en mayor o menor medida, eran políticas habituales.

Hoy, alucino con lo mal que lo hacen algunas empresas. Voy a hablar en concreto de la estrategia de anti-Employer Brading que lleva a cabo “Three Waters”.
Para quien no la conozca, Three Waters forma parte de un nuevo tipo de compañías, que se dedican a realizar visitas a domicilio para analizar el estado del agua de tu casa, y lo comparan con el agua del purificador de su marca.
Hasta aquí todo bien. Las demostraciones que hacen los empleados son interesantes y realmente te hacen plantearte si necesitas el caro producto que están vendiendo, ya que estamos hablando de tu propia salud y de la de los miembros de tu familia.

El problema llega cuando la empresa se dedica a hacer procesos de selección, en los que captan a entre 5 y 7 personas, y les presentan un Power Point en el que se les promete una formación, condiciones laborales bastante buenas e incluso un plan de carrera dentro de la empresa, en función de las visitas mensuales y ventas que realicen.

¡Estamos dentro del proceso!, ¿Qué pasa ahora?
La empresa capta a estas personas, les da 2 semanas de formación y, al final de la misma, les indica que antes de hacerles el contrato laboral y lanzarles a realizar visitas domiciliarias, deben realizar prácticas, bajo la supervisión de un técnico, con entre 6 y 8 familiares. De este modo, podrán realizar las diferentes pruebas y, al estar entre amigos, se sentirán menos incómodos si los técnicos les tienen que corregir.

¡Qué considerados! ¿Dónde está el problema?
El problema reside en la falta de justicia interpersonal e informativa que caracteriza al proceso de selección. La realidad es que la estrategia empresarial de Three Waters consiste, probablemente antes que nada en recibir subvenciones por los cursos que realiza, ya que el curso previo ha terminado esta semana (¡sorpresa! Nadie ha sido seleccionado) y el siguiente empieza el próximo lunes. De este modo, utilizan a la gente seleccionada a través de los procesos de selección para ir a visitar a sus familiares, intentar vender el producto y comenzar los cursos de formación de nuevo.

Haciendo números, puede que la persona que realiza las cuentas sea en cierto modo optimista: 5-7 candidatos seleccionados x 6-8 familiares o amigos = entre 30 y 56 nuevas personas que pueden estar interesadas en la compra de mi caro aparato y, a final de cuentas, en dos semanas tendré muchas más.

¡Qué buena idea esto de engañar a la gente!
¿Alguien se ha planteado que ahora tienes entre 30 y 56 potenciales compradores de tu producto conscientes de cómo has tratado a personas a las que estiman y que, en caso de necesitar un producto similar, directamente acudirán a la competencia?

Personalmente, invito a Three Waters a re-plantearse su estrategia de desarrollo de negocio. Los comienzos de las start-ups son siempre complicados y hay que ser lo más creativo posible para sacar el negocio adelante, pero creo que engañar y aprovecharse de la gente nunca debe de ser una opción.
Por mi parte, si algún día considero la opción de comprar un producto similar, lo haré con una empresa que tenga valores más similares a los míos.

One thought on “Anti-Employer Branding en los procesos de selección

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s