“No hay carreras con salida, sino personas con salida”

No hay carreras con salida, sino personas con salida”. No sé quién fue la primera persona en decir esta genialidad, pero fuera quien fuere, bajo mi punto de vista tenía mucha razón.

 

Al decidir estudiar Psicología, han sido muchos los comentarios recibidos tanto antes de tomar dicha decisión, como una vez inmersa en los estudios. Estos comentarios, poco esperanzadores, me enviaban directamente al paro una vez terminada la carrera, me auguraban un futuro laboral enfocado a opciones muy diferentes a aquellas para las que me estaba formando y, en definitiva, pretendían que me prepara para lo que, según creían, iba a ser mi futuro a corto o medio plazo.

Lamentablemente para muchas personas esto es una realidad. No hace falta decir que la carrera de Psicología, junto con un gran abanico de estudios de Grado del ámbito social, tienen una demanda mucho más baja en el mercado laboral de lo que pueden tener carreras más técnicas. Sin ir más lejos, en 2015 la carrera más demandada fue Ingeniería Informática, seguida por ADE y otras Ingenierías (Las carreras con más salidas en 2015).

 

¿Pero quiere esto decir que debería haber enfocado mi carrera profesional a una especialización que se alejara de mis intereses para dar más opciones a mi futura empleabilidad? En mi opinión, la respuesta es un NO rotundo.

 

Revisar las carreras que tienen una mayor empleabilidad puede ser una actividad muy inteligente para reflexionar, valorar varias opciones y decidirte entre las diferentes que barajas y que te pueden parecer interesantes. No obstante, las carreras “con más salidas” no deben ser en mi opinión el único factor a tener en cuenta para tomar una decisión por dos motivos:

  • Las carreras con más empleabilidad hoy, pueden no serlo en unos años.
  • Probablemente serás más competitivo/a y consigas diferenciarte del resto de profesionales de tu misma área haciendo algo que realmente te interesa.

 

Al fin y al cabo, ¿conoces alguna persona que haya comenzado a estudiar algo que no le gustaba y haya terminado decidiendo dejar dichos estudios?

¿Has oído hablar de alguien que decidiera estudiar una carrera por complacer a terceras personas y, una vez terminada, decidiera hacer lo que realmente le gustaba?

¿Conoces a alguien que haya decidido estudiar algo pensando en las posibles salidas que tendrá y, una vez trabajando, se haya arrepentido por no poder dedicarse a lo que  realmente le gustaba?

Todas estas situaciones pueden llevar a la persona a vivir grandes niveles de estrés, incertidumbre e insatisfacción. Es muy complicado decidir ya con 16 años hacia dónde quieres orientar tu carrera profesional y acertar, pero desde luego las posibilidades de éxito son mucho más limitadas si estás apostando por algo que, de entrada, no te atrae.

 

Sin embargo, no va a ser suficiente con decidir estudiar una temática que realmente te gusta y esperar ser el/la mejor simplemente por lo mucho te interesa.

Hay que tener en cuenta que querer dedicarte a algo que tiene menos demanda en el mercado laboral, va a requerir ciertos esfuerzos para ampliar tus posibilidades de acceder a aquellos puestos que te permitirán desarrollarte a nivel profesional en dicho ámbito. Por ello, es necesaria tanto una reflexión previa como una estrategia una vez la decisión está tomada:

 

  • Plantéate qué estás dispuesto/a a hacer para dedicarte a lo que te gusta.
    • ¿Con mi titulación universitaria bastará o tengo que buscarme la vida también con formación complementaria, en el tema de idiomas, prácticas (extra)curriculares o actividades de voluntariado?
    • ¿Cuánto tiempo estoy dispuesto/a a invertir?
    • ¿Vivir cerca de casa o vivir donde puedo hacer lo que realmente me gusta?

 

En el caso de que la decisión esté tomada y vaya dirigida a apostar por aquello que realmente te motiva, ve a por todas.

HAZ LO QUE TE GUSTA, empéñate por hacer de tu pasión tu estilo de vida.

Personas con salida.jpg

  • Especialízate.Sé una referencia en alguna de las áreas en las que te has formado. Certifica dicha especialización y sigue actualizándote y aprendiendo sobre ello.

 

  • Haz un análisis DAFO:.Análisis DAFO.jpgDentro de mis ámbitos de interés, ¿qué me caracteriza o se me da bien y puedo explotar en mayor medida?
    ¿A qué áreas tengo que prestar mayor atención para poder mejorar en el medio y largo plazo?
    ¿Qué oportunidades me puede brindar el mercado laboral?

    Explota tus fortalezas y trabaja en tus áreas de mejora.

 

  • Focalízate.
    • Busca las empresas o entidades que puedan valorar en mayor medida tus puntos fuertes y tu nivel de especialización.
    • Contacta con dichas empresas y muéstrales en qué te diferencias, qué les podrías aportar y lo mucho que temotiva la simple idea de dedicarte a ello.

 

Personas que buscan sus salidas.jpg

En definitiva, mi consejo último es que apuestes por lo que realmente quieres, y luches por ser de aquellas personas que elaboran sus propias salidas. 

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s