Claves para el Éxito

He fallado una y otra vez en mi vida, por eso he conseguido el éxito” (Michael Jordan).

 

Hoy me siento inspirada. Los grandes cambios conllevan grandes reflexiones, y en mi caso no iba a ser menos.

Pasar de una empresa con 5 empleados a una con más de 7.000 (sólo en España); de la comodidad de una ciudad en la que llevaba 7 años, a la inmensa y (para mí) desconocida capital… son cambios muy rápidos que te obligan a tratar de adaptarte a una grandísima velocidad. Cuando por fin paras a pensar, te das cuenta de cuánta perspectiva puedes llegar a coger.

Sin embargo, mirando con esta reciente perspectiva, veo algo común en muchas de las personas que me rodean y que han triunfado en sus vidas, tanto personal como profesionalmente.

 

¿Serán todos estos puntos en común las Claves del Éxito?

Con total seguridad, según quién lo valore.

Al fin y al cabo, como pasa con la gran mayoría de términos de tal ambigüedad y envergadura, cada uno tenemos nuestra propia idea y definición (más o menos concreta), sobre lo que tener éxito supone.

Sin ir más lejos, según la Real Academia Española se define como:

  1. Resultado feliz de un negocio, actuación, etc.
  2. Buena aceptación que tiene alguien o algo.
  3. Fin o terminación de un negocio o asunto.

Bueno, ¿soy la única que concibe el éxito como algo mucho más desmedido?

 

 

 

¿Cuáles son para mí estas Claves para el Éxito?

 

131 martinezvillaes_claves para el éxito

 

1. Ser constante. Trata de terminar todo lo que empiezas.

Tener muchos proyectos en mente, empezar alguno de ellos y no terminar ninguno, es como nunca haberlos tenido.

Para lograr llevarlos a cabo, puede ser muy útil anotarlos en alguna parte, plantearte cuáles de ellos son más prioritarios para ti, cuáles son más factibles de realizar, y diseñar un plan de acción en el corto, medio y largo plazo para ponerlo en marcha.

No renuncies a tus sueños, simplemente, ¡ordénalos!

 

2. Tener claro el objetivo y, una vez fijado, poner todo tu empeño en conseguirlo.

No obstante, también es necesaria cierta dosis de flexibilidad y resiliencia. Si las cosas nos salen según lo esperado, para mayor seguridad, siempre está bien tener en mente un plan B.

A fin y al cabo, siempre son diversos los caminos que podemos seguir para alcanzar finalmente nuestro propósito.

 

3. Pensar a largo plazo.

Posiblemente no exista una correlación estadísticamente significativa entre las funciones que comienzas haciendo en tu trayectoria profesional y aquellas que te gustaría hacer. O puede que no vivas en el sitio que te gustaría, que no estés en el proyecto que consideras más idóneo, o que creas que tu salario no es el más justo.

En todos estos casos, mi consejo sería que te replantearas:

A largo plazo, ¿vale la pena?

¿Te brinda tu empresa la oportunidad de crecimiento, y de ir asumiendo gradualmente mayores responsabilidades?  A pesar de tus condiciones laborales actuales, ¿crees estar aprendiendo, y que en un futuro tu trabajo te servirá para dar el salto a algo mejor?

Si la respuesta a estas preguntas es “sí”, paciencia. Si no lo es, quizás es hora de replantearse un cambio.

 

4. Aprender a dar prioridad a lo importante con respecto de lo urgente.

Apagando fuegos nunca vas a poder centrarte en aquellos temas que realmente importan y requieren tu tiempo y dedicación.

Es importante no perder el foco y tratar de sacar el tiempo necesario para dedicarnos a aquellos temas que realmente verdaderamente lo requieren.

 

5. No dejar que la rutina te absorba. Deja hueco para aquello que te hace difrutar.

“Estoy empezando”, “tenemos un pico de trabajo”, “he trabajado duro y quiero esa  promoción”, “la empresa está pasando un mal momento”… etc. Siempre va a haber un motivo por el que justificar el gran número de horas extra que dedicas al trabajo.

Sea lo que sea a lo que te dedicas, los seres humanos no somos sólo profesionales, ni sólo entes sociales, ni podemos dedicarnos sólo a estas dos primeras y olvidarnos de nuestro descanso.

Es complicado hacer malabares con sólo 24 horas al día, pero es importante poner todo nuestro empeño en tratar de encontrar un balance entre trabajo, familia, amistades, deporte, ocio y descanso, entre otras.

 

6. Dar las gracias.

Ser agradecido y mostrarlo; no todo el rato, no por todo. Desde luego, sí cuando trabajes en equipo y la ocasión lo merezca.

Emerson dijo:

 “El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene”.

¿Y no es el agradecimiento una variable implícita en el disfrute?

 

7. Atreverse. No apuestes por lo cómodo.

“Salir de la zona de confort” es un concepto muy de moda, pero que realmente puede traerte muchas satisfacciones.

Déjate llevar a menudo por la curiosidad.

 

 

Como decía, estos son algunos de los factores que yo he observado y apreciado en mi entorno. Desde luego, por mi parte pretendo hacer todo lo posible por seguir sus pasos.

¿Pero y para ti?, ¿qué significa éxito?

4 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s